sábado, 26 de enero de 2013

"Capítulo 20..." (Maratón)


A las 8:40 el avión llegó y se subieron finalmente a este para tener un largo viaje, pero valía la pena, era hora de que al fin ambas familias conocieran donde Tom y tú iban a vivir por el resto de su vida. Y ahí empezó el viaje. Al llegar a Venecia luego del agotador viaje tú y Tom dirigieron a cada familia a su respectivo departamento que quedaba al lado de vuestra casa. Ustedes se dirigieron a su casa y al verla, emociones incontrolables vinieron a sus mentes.
Tom: -Te abraza por la cintura- Nuestro hogar...
Tu: -Te acercas lentamente y le das un beso tierno, algo fraternal- "Home sweet home..."
Y de la nada apareció Zanahoria entre los arbustos del patio frontal, el animal ladraba emocionado al verlos, saltaba como nunca. Pobre perro, se había quedado con un vecino a cargo de él y no tenía a quien hacer cariños, pero ahora estaban ustedes y su felicidad floreció.
Zanahoria: Guau, guau, guau -Saltaba mientras los miraba a través de la reja-
Tu: -Sonreíste a más no poder a ver a tu primera mascota, se veía tan tierno y adorable, abriste la reja para abrazarlo y hacerle cariños, te agachaste para estar a la altura de Zanahoria-
Tom: Claro, me dejas por el perro.
Tu: -Ríes- No, claro que no tontito -Vuelves a reír y Tom se agacha para besarte, al estar a la altura del perro comienza a acariciarlo al igual que tú- ¿Cómo has estado?, ¿Te han cuidado bien? -Le hablabas a Zanahoria como quien hablara con un bebé, estabas demasiado alegre que lo tomaste en tus brazos y con Tom entraron a la casa-
Tom: Hace tiempo que no dábamos un pie por la casa, se ve más linda.
Tu: Si, y acogedora -Te volteas para ver a Tom y le das un beso-
Zanahoria: Guau guauguau -Ladraba el animal entre medio de ustedes-
Tom: ¡Pero Zanahoria! -Tom se alejó sacando al perro de encima mientras reía-
Tu: -Ríes- Siempre arruinando momentos románticos. –Y tenías razón, Zanahoria siempre se metía en situaciones bastantes comprometedoras, finalmente siempre terminaba ladrando a Tom- Siempre te ladra cuando me besas.
Tom: -Levanta una ceja y te observa- ¿Enserio?, quizás… -Su cuerpo comenzó a acercarse lentamente al tuyo, esa mirada que recibías te mataba, era tan sensual y provocativa que tus hormonas se revolcaron-...quizás el perro piensa que te hago daño. –Sus manos te rodearon acorralándote en sus brazos- O que te acoso. –Soltaste una risita ante tal suposición- Puede que sea cierto, soy algo posesivo con lo que es mío, y lo demuestro con cierta agresividad a veces, sobre todo cuando estamos solos y te ves tan delicada… -Se iba acercando sus labios de a poco-… frágil… -Iba llegando a tus labios-… vulnerable… -Faltaba poco…- … me haces excitarme con un solo movimiento.
Tu: -Te sorprendes ante tal afirmación, Tom nunca había sido así, pero ese lado oculto hiso que te sonrojaras, al parecer te gustaba-  ¿Enserio? –Levantas una ceja y lo miras coqueta. Echas un vistazo a su pantalón y te encontraste con una sorpresita, un bulto en su pantalón demostraba que lo que había dicho era cierto. Tus mejillas se volvieron más rojas que antes y sonreíste- Tom, ¿no puedes aguantarte? –Rodeas su cuello con tus manos- Acabamos de llegar.
Tom: -Se acerca a tu cuello- Un hombre tienes sus necesidades. –Besa tu hombro descubierto-
Tu: -Tu temperatura corporal empezó a subir- ¿Si?
Tom: -Besó tu cuello dejando su calor en él, mientras, sus manos daban un viaje por tus nalgas acariciándolas- Pero por supuesto. –Te susurró al oído- Me encantas.
Tu: -Sonreíste- Me fascinas. –Te subiste a él cruzando tus muslos en su cintura mientras lo besabas con pasión-
Al parecer se habían olvidado de lo que pasaba a su alrededor, solo eran ustedes y nada más, ustedes y su amor. Sentir su calor rosar tu sensible piel era una de las mejores sensaciones que podían existir, era tan especial y única que ninguna se podía comparar, Tom era fantástico y sin dudar era el hombre de tus sueños. Al fin podías sacar en cara a esa gente que decía que el amor solo es sufrimiento y que los cuentos de hadas no son reales que si lo eran, a fin de cuentas, lo era y estabas feliz de poder afirmarlo. Tom era jodidamente perfecto, mucho más que todos esos príncipes de Disney, él era ÉL príncipe. Además, era real. 
Tom: -Ya estaban recostados en la cama regalándose besos a más no poder cuando de la nada Tom se detiene y lo miras extrañada respirando rápidamente, Tom estaba igual- Casémonos el Sábado. –Su voz fue ruda y segura-
Tu: -Respirando rápido se forma una enorme sonrisa en tu rostro- Sí, sí, sí ¡Ay Tom! Te amo, te amo, te amo. –Besaste varias veces sus labios repitiendo el “Te amo”, estabas emocionada y feliz, se iban a casar finalmente el Sábado y eso te llenaba el alma, al fin había una fecha clara-
Tom: -Ríe y posiciona sus manos en tus mejillas, te miró fijamente-
Tu: -Observaste sus ojos entrando en el interior de ellos-
Tom: Fuiste, eres y serás siempre mía.
Tu: -Sonreíste a más no poder y con emoción besas sus labios llena de pasión junto con felicidad, como te llenaba el corazón Tom con tan solo pocas palabras, “Ay, Tom… Tom… Tom…” Realmente estabas enamorada.- Quiero tenerte conmigo siempre y para siempre. Te amo, amor.
Sus cuerpos se juntaron en vuestra cama disfrutando de sus caricias que tanto amor transmitían, cada movimiento lo transmitía. No importaba el resto, solo ustedes felices juntos, a la mierda el mundo, su amor era jodidamente inmenso, único y reservado para ambos. 
Tu: -Tom te llenaba de besos el cuerpo con tanto deseo que te llegaban a dar escalofríos dulces- Soy tan afortunada de tenerte. –Tomas su mano y la besas- Te amo tanto, Tom, que no tiene explicación o definición lo que siento, solo es… el sentimiento más hermoso que puede sentir una persona, más allá de la atracción. Simplemente es…amor.
Tom se acercó a ti y sus narices se rosaron, su respiración chocaba con la tuya y sus ojos intercambiaban miradas, ambos se introducían en tal profundidad de ellos. Tomaron sus manos y la conexión que tuvieron en ese instante fue inexplicable, como si acabaran de tener un contacto más allá de lo físico, no podían apartar sus miradas se habían dejado llevar por sus ojos y sentimientos enlazados. Y de repente al darse cuenta de lo que había pasado reaccionaron, sin dejar de mirarse soltaron una risa y Tom besó tus labios callándola. Seguiste el beso esta vez transformándolo a uno más apasionado y te acomodaste para terminar sentada en Tom, retiraste su camisa dejando al descubierto esos abdominales que tanto te volvían loca. Pasaste tus suaves manos por ellos y te acercaste a sus labios para jugar con ellos.
Tom: Nunca pensé que iría a amar tanto a una persona como te estoy amando en estos momentos. Realmente te amo con absolutamente todo mí ser.

***
A los pocos días todo estaba listo para la boda, todo resultaba de maravillas y todo se veía hermoso, solo faltaba que llegara el Sábado, que no estaba tan lejos, solo había que esperar un día. Ambas familias estaban más que contentas con tal hermosa noticia y además aprovecharon de vacacionar en la hermosa playa de Venecia a la cual habían ido, ¿Acaso no podía ser mejor?, El Martes habías ido a comprar el vestido de novia con Javiera y Constanza, este era hermoso y te quedaba perfecto, lo amabas y sin dudas era el mejor que podías haber visto. No aguantabas más la emoción, ya era jueves y no quedaba nada para que fuera sábado, hasta que recibiste una llamada de Constanza que te bajó de esa nube de emoción.
Tu: -Contestas- ¿Hola?
Constanza: Hola amiga, ¿Cómo estás?
Tu: Bien, acá estaba muriendo de emoción por el sábado y me llamaste. –Ríes-
Constanza: Ja, oye te llame porque como somos tus queridas amigas del alma, Constanza y Javiera –Ríe al hablar en primera persona- quisimos armarte una despedida de soltera, y…
Ibas a responderle con un grito preguntándole la razón por la que la había hecho pero de repente la puerta de tu habitación se abre y ves a unos dos hombres, bastante apuestos con muy poca ropa, y a Javiera con Constanza atrás de ellos. Estaban muertas de la risa al ver tu reacción pero la aguantaron.
Javiera: Y estamos acá para llevarte a la fiesta. –Sonríe-
Tu: -No tenías respuesta para esto… pero, ¿qué mierda? Oh Dios, ¿qué iría a pensar Tom al respecto? Es demasiado celoso y si el viera a esos hombres vestidos así enloquecería-
Constanza: -Ríe- Y, (Tn), ¿Vendrás o no?
Tú: …



Chicaaaas sé que deben de estar extrañando los capítulos porque el Sábado pasado no subí, bueno, no pude subir capítulo porque estoy de vacaciones, recién el Martes estaría llegando a mi casa, y ahora estoy subiendo capítulo desde un ciber, así que la gran idea que se me ocurrió para compensarlas fue que haré una maratón de "Volviendo a tener esperanza". Como ya esta temporada está llegando a su final se me ocurrió hacer esta maratón que estaría durando hasta el jueves que viene, así que chicas espero que les guste este capítulo, las amo y extraño demasiado, gracias por leer este capítulo y me voy pero sin antes decir, vibras positivas *-* que tengan un bonito día<3

3 comentarios:

  1. SIIIII!!! Al fin subiste extrañaba tus caps de la fic!!
    Meencanto son muy tierno sy me dio mucha risa lo de zanahoria jajaj
    te entiendo yo tambien me fui de vacas hace poco y estube re desconectada asi que ni me imagino lo de subir los caps
    Me encanto la idea de la maraton!! :D
    Espero con ansias que subas
    Bye y cuidate!! ♥

    ResponderEliminar
  2. Sii ya e casaran.. !?
    Me encanta la fic.. Esta hermosa :D
    siguelaaa.. Bye

    ResponderEliminar
  3. Como hacen eso... ahii que pasara si Tom se entera xd

    Me encanto el capi *-*

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo *---*