lunes, 28 de enero de 2013

"Capítulo 22..." (Maratón)

Luego de la extraña despedida de soltera que habías tenido, volviste a casa con Tom para disfrutar la noche con una velada bastante bonita y romántica, las chicas aprovecharon de disfrutar con los hombres que se habían quedado en el recinto, obviamente no iban a desperdiciar el dinero que habían gastado. En cambio, ustedes habían jurado nunca más hacer algo como lo que había pasado en ese lugar. Finalmente llegó el sábado y los nervios eran los protagonistas del día. Tom se había ido a arreglar al lugar donde se estaba quedando Simone y Gordon. Ellos, Bill, Gustav y Georg estaban con él para ayudarlo, mientras que tú te habías quedado en la casa con Anne, Constanza, Javiera, Andreas y Jared, todos estaban contentos al verte tan emocionada por el sueño que ibas a cumplir en solo unos segundos.
Tu: -Te habías puesto el vestido de novia y observaste tu reflejo en el espejo de tu habitación- Al fin… desde pequeña he estado esperando este día y al fin se hace realidad… Gracias padre, gracias madre… Gracias por darme esta hermosa vida… Gracias por cuidarme siempre, los amo. –Arreglaste un poco tu cabello, solo un poco ya que habías ido donde una maquilladora y peluquera profesional por lo que no querías arruinar el perfecto look que habían creado en ti, saliste de la habitación y te dirigiste al living de la casa, ahí estaban todos observando lo hermosa que te veías-
Andreas: -Estaba encantado con tu look- Wow, hermana, te ves…
Anne: …hermosa. –Sonrío orgullosa-
Javiera: Mujer, te ves más que hermosa, bella bella.
Constanza: Que afortunado Tom al casarse con tal belleza. –Se acerca a ti y te da una vuelta, tu reíste-
Jared: Te ves sensacional, (Tn). –Sonrío-
Tu: -Ríes al sentirte alagada por tantos elogios-
Andreas: -Se acerca a ti y te queda mirando con una sonrisa- Me alegro tanto por ti, hermana. Soy feliz mientras tú lo seas. –Te abrazo con algunas lágrimas en los ojos-
Tu: -Sino fuera por el maquillaje hubieras llorado ahí mismo junto a Andreas, pero no lo hiciste, aguantaste tus lágrimas de cocodrilo y lo abrazaste con emoción- Has sido una persona estupenda, me alegra que seamos tan unidos a pesar de no haber pasado la infancia juntos, eres el mejor hermano que una chica puede tener. –Lo abrazas más fuerte- Te quiero mucho, Andreas.
Andreas: -Te besa la mejilla- Y yo a ti, hermana. –Toma tus manos- Quiero que sepas que siempre estaré ahí para ayudarte, pase lo que pase.
Tu: Gracias –Sonríes con emoción- muchas gracias.
Andreas: No hay porque dar gracias. –Te acaricia la mejilla-
Todos te felicitaron y dijeron estar orgullosos de ti, este día era e iba a ser maravilloso. Se subieron al auto dejándote con Andreas en la casa ya que tenían que irse en otro auto para la llegada de la novia, ósea, tú. Cuando finalmente llegó el auto tú y Andreas se subieron a este.


***
Mientras. En la playa Aragihe.
Eran las 19:30 y ya estaban todos sentados en el recinto donde iba a ser la boda, habías elegido la playa Aragihe ya que era limpia, hermosa y solitaria, Tom no quería estar en un lugar lleno de personas y con gente sacando fotos para revistas entre otras, solo quería que la boda fuera para ustedes y sus familias, nadie más y nadie menos. Querías que se realizara a las 19:50 ya que de esa manera iban a poder presenciar el atardecer y así se estaba realizando, el sol se estaba acomodando para el atardecer. Al ser las 19:45, Tom, nervioso, se paró al lado del sacerdote a esperar que llegaras. Tom observó a los invitados y sonrío al ver a toda su gente, estaba más que feliz y orgulloso de su logro, cuando de repente, sacándolo de la tensión, se abrieron las puertas del recinto adornado de blanco y

velas, al estar completamente abierta pudo observar una carroza antigua como de los años 50’ de la cual unos hombres con bonita vestimenta abrieron la puerta trasera donde saliste con tu hermoso vestido blanco. Todos quedaron anonadados al ver lo hermosa que te veías, el color blanco del vestido quedaba perfecto con tu tono de piel y, además, tu hermoso cabello teñido esta vez de un color castaño con reflejos parecidos a las mechas californianas relucía junto con tus bellos ojos. Todos pusieron la mirada en ti y eso te puso algo nerviosa hasta que viste a él, tu querido casi-esposo parado a unos escasos metros de distancia, estaba al lado del sacerdote observándote con una mirada tan dulce que sonreíste al cohibirte, Andreas salió del auto y se posicionó al lado tuyo como lo habían ensayado, cruzaron sus brazos y empezó a caminar contigo hacía el “altar”, en esos momentos todo te parecía de un cuento.

Flashback.
Amanda: Algún día… -Estaba acariciando tu cabello mientras sentía tu cabeza en su pecho-… algún día vas a encontrar al hombre de tus sueños, ese hombre… te va a amar y te protegerá con el mismo cariño con el que nosotros te protegemos…
Marius: …Ese hombre traerá alegría, felicidad, emoción y amor a tu vida… -Acercó su ruda mano a tu mejilla izquierda y la acarició-… ese chico dará la vida por ti, ese chico se quedará para siempre contigo porque te amará con toda su alma, se quedará junto a ti todos los días, a cada momento, a cada segundo… ese hombre llegará de la manera más inesperada a tu vida y es ahí cuando vas a tener que darte cuenta si es él. Lo sabrás cuando madrugues pensando en su mirada, cuando te distraigas pensando en sus palabras, cuando te hipnotices con sus labios, cuando sonrías al escuchar su nombre… tú lo sabrás, como la niña inteligente que eres. –Se acercó y te dio un beso en la frente- Y finalmente, cuando lo encuentres, recordaras estas palabras…
Fin flashback.

 Tu: -“Y tenían razón… finalmente lo encontré, y sin dudas…es él… es él el hombre de mis sueños.”-…-Cuando estabas casi en el “altar” Andreas te soltó y fue a su asiento, dejando que tú caminaras hacía tu futuro, tu sola. Al llegar al lado de Tom miraste al cura que te miraba complacido al verte-
Y ahí fue cuando el sacerdote empezó con la misa, unas pequeñas lágrimas escaparon de tus ojos al escuchar las hermosas palabras que decía aquel señor, eso confirmaba tu lazo con Tom, mucho más allá que solo palabras, al fin iban a ser oficialmente esposos, que alegría. 
Sacerdote: -Después de una charla de unos minutos, finalmente llegaron al final, el momento más esperado por todos, la aceptación de la unión- Estamos aquí reunidos para celebrar la unión de estos hijos de Dios, que han venido a sus pies para pedir su bendición. –Hace una pausa- Si existe algún impedimento, que hable hoy o calle para siempre. –Te colocaste algo nerviosa pero sonreíste al ver que había un silencio en el recinto. El sacerdote hace una pausa y mira a Tom- Tom Kaulitz Trümper, ¿Aceptas a (TnCompleto) para amarla y honrarla, en la salud y en la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso, para serle fiel hasta que la muerte los separe?
Tom: -Lo reflexiona unos segundos, los suficientes para ponerte bastante nerviosa-… Sí, acepto. –Y en su rostro se formó una sonrisa gigante de alivio-
Sacerdote: -Hace una pausa y con una sonrisa te mira- (TnCompleto), ¿Aceptas a Tom Kaulitz Trümper, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso, para serle fiel hasta que la muerte los separe?
Tu: Sí, acepto. –Sonríes a más no poder-
Sacerdote: Por el poder que me ha sido conferido, os declaro marido y mujer. –Hace una pausa y mira a Tom- Puede besar a la novia.
Tom: -Sonríe orgulloso y te observa. Te veías hermosa. Con emoción te agarra por la cintura y te entrega el mejor beso de la historia, te inclinó un poco como todas las películas de matrimonios y sentir el primer beso de esta nueva etapa te emocionó más de lo que estabas, tu corazón estaba a punto de estallar-
Sacerdote: -Interrumpe el beso- Lo que Dios ha unido hoy que no lo separe el hombre. –Ustedes se alejan y se colocan corrientes- Ahora podemos irnos, que esta celebración, ha terminado. –Todos aplaudieron y se levantaron de los asientos para hacer lo que había dicho el sacerdote, cada persona tenía una enorme sonrisa en su rostro, y Simone con Andreas fueron los únicos que habían empezado a llorar de felicidad-
Tom: -Voltea a verte y agarra tus manos dándote un nuevo beso- Mi preciosa esposa. –Ambos comienzan a caminar por el pasillo hacía la entrada donde guardias abrieron la puerta para que ustedes pasaran, al salir recibieron muchas pequeñas burbujas yendo hacía ustedes, fue tan tierno salir del recinto con esa recibida tan tierna, que ambos sonrieron mientras caminaban hacía la carrosa- Te amo. –Besó tus labios cuando abrió la puerta de esta para que pasaras, entraste y el entró cerrando la puerta-
Y la carroza empezó a moverse, dejando atrás a las personas con solo la vista de la cinta que llevaba “Recién casados” incrustada en su hermoso diseño. Todos sacaron fotografías de la hermosa escena mientras ustedes por fin podían decir que eran esposos.
Tom: -Te observa y acaricia tu mejilla derecha- Te amo… -Acerca sus labios a los tuyos mientras el auto se iba por la carretera-



*-* Ay que hermoso xdd .. Aquí está el tercer capítulo de la maratón, espero que les haya gustado ya que era el que estaban esperando<3 espero, realmente espero que les haya gustado y gracias por leer esta fanfiction, las amo, disfruten este día, vibras positivas y adiós ♥

2 comentarios:

  1. Ameee el capituloo.. Al fin marido y mujer :D
    esa hermosa la fic..
    Espero q ahora vengan los hijos xD
    siguelaa prontoo..

    Bye cuidate :)

    ResponderEliminar
  2. Ooooo Conni me hiciste llorar estuvo muy lindo...
    Y por fin Sonb marido y mujer...
    Ahii que bueo que ya llego el capi...
    La espera valio la pena
    porque ame l capi <3

    Estuvo hermosisisimo....
    Ya espero el otro capi para ver que mas viene...

    Cuidate
    Bye =)

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo *---*